Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Una idea nueva para revivir el foro.
Miér Jul 04, 2012 2:19 pm por James "Sawyer" Ford

» LOST AGAIN - Foro Nuevo
Sáb Dic 10, 2011 2:57 am por Claire L.

» Sin novedades
Jue Jul 21, 2011 9:33 pm por Daniel Faraday

» Blood In Darkness {Normal}
Jue Jul 14, 2011 6:57 pm por Invitado

» Foro reciente: fast and furious (Normal)
Lun Jun 20, 2011 7:15 pm por Invitado

» Acertijos y adivinanzas
Vie Jun 17, 2011 3:54 pm por Amalia Wainwright

» XOXO-GOSSIP [NUEVO] normal
Jue Jun 16, 2011 5:35 pm por Invitado

» Cursed Stones
Miér Jun 15, 2011 6:34 pm por Invitado

» Vistaocéano
Lun Jun 13, 2011 5:14 pm por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 14 el Vie Mayo 12, 2017 11:51 pm.



Menos mal que me pagaron para venir aquí...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Menos mal que me pagaron para venir aquí...

Mensaje por Miles Straume el Dom Abr 03, 2011 2:50 pm

Día 2, 8:15 pm


Sorpresa. Indiferencia. Curiosidad. Emoción. Desinterés... Todas y cada una de esas sensaciones, y más, habían ido pasando por el interior de Miles en aquel mismo orden tras enterarse de la llegada de aquellos tres hombres que decían ser pasajeros del 815 de Oceanic, avión que, supuestamente, se había estrellado en el fondo del océano y no había dejado supervivientes. Por ello, no pudo evitar sentir sorpresa. Estaba claro que el tipo que le había contratado, Widmore, lo sabía y había mentido. Pero, ¿por qué? Lo cierto es que aquello conseguía que la idea de ir a una isla que no constaba en ningún mapa a buscar a ese tal Benjamin Linus fuese aún más desagradable. Sin embargo, en seguida la sorpresa dio paso a la indiferencia. ¿Por qué sorprenderse? Al fin y al cabo, él mismo había sido quien había descubierto, por medio de aquel cadáver que Naomi le mostró, todo aquel chanchullo de la compra de los restos de un avión y una fosa llena de cadáveres abierta, con los cuerpos robados. Así pues, teniendo en cuenta que ya debería saberlo, ¿qué más daba? Mientras recibiese el 1'6 millón de dólares a él le bastaba. No obstante, al pensar más en ello, no podía evitar sentir curiosidad. ¿Cómo habían vivido aquellas personas todo ese tiempo? ¿Conocían al hombre al que habían ido a buscar, Linus? En aquel momento cayó en la cuenta de algo más. Aquella isla desconocida por el resto del mundo... Su madre, Lara, le había dicho cuando era más joven que su padre, o su cadáver, se encontraba en un lugar al que nunca podría llegar. En aquel momento le pareció una estupidez, ya que, ¿qué lugar había para que pudiese haber muerto su padre, pero donde Miles no podría acceder? Pero en ese momento se le pasó por la cabeza la idea de que el cuerpo de su padre se encontrase en aquella isla, un lugar que cumplía con la descripción de su madre. Sin embargo, un segundo después, el desinterés se adueñó de él, ya que aquella idea era una estupidez. Era imposible, y, además, Miles había dejado de hacerse ilusiones, había dejado de esperar encontrar información sobre su padre, y quería seguir así antes de hacerse más daño a sí mismo.

Salió de su camarote para salir a cubierta, pero en aquel momento, al pasar cerca de la sala de radio, observó a Daniel con otro hombre, el cual parecía bastante afectado mentalmente. Aunque no lo había visto en persona, sí se había enterado de lo que ocurría. Uno de los tres tipos que habían llegado hacía unas horas aquel mismo día parecía sufrir los mismos síntomas que Minkowski. Entonces, ¿qué hacía Faraday con él, en vez de dejarlo con el médico? Y, ¿por qué aquella sala? Desde que George, el encargado de recibir y responder llamadas, cayese "enfermo", ese lugar no lo utilizaba apenas nadie.
Llevado por la curiosidad, entró en la sala de radio después de ellos dos.

avatar
Miles Straume

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 29/01/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Menos mal que me pagaron para venir aquí...

Mensaje por Charlotte Lewis el Dom Abr 03, 2011 5:14 pm

Comenzaba a oscurecer y la luz que se filtraba por el ojo de buey del camarote de Charlotte era cada vez mas escasa haciendo que la pelirroja forzara mas la vista al leer, cosa que a su vez, no hacia mas que aumentar la jaqueca de ella.

Además de que Charlotte no estaba del todo concentrada en el libro, libro muy interesante, por cierto, que trataba sobre la influencia de los signos sobre el ser humano a lo largo de los siglos.

Charlotte giró el libro distraídamente y releyó la sinopsis:

“Considerado un clásico de la antropología francesa, este libro desarrolla con gran lucidez la idea pragmática según la cual los signos, independientemente de su poder de significar, informar o evocar, tienen también la capacidad de ligar y desligar a los hombres. Fiel a las enseñanzas de su maestro Gaston Bachelard, Durand propone aquí la epistemología y la imaginación como dos vertientes fundamentales de un pensamiento que busca superar contradicciones aparentes. Su revolución antropológica busca afirmar que el imaginario es el conjunto de imágenes interrelacionadas que constituyen el pensamiento del hombre, así como el denominador central en el que se acumulan los otros mecanismos de dicho pensamiento. “

En su momento le pareció de lo mas interesante pero dado que llevaba mas de media hora con la misma frase, estaba harta y le dolía la cabeza decidió dejarlo estar.

No podía dejar de pensar en las tres personas que habían llegado, hacia solo unas horas, al carguero. No los había visto en persona pero le parecía de lo mas interesante el echo de poder conocer a gente que había sobrevivido a un accidente aéreo. Gente que llevaba bastante tiempo viviendo en una isla, supuestamente desierta, que probablemente no lo estuviera del todo y de la cual tenia sospechas, hallaba el enigma de una civilización desconocida. Gente cuyos cadaveres reposaban supuestamente en el fondo del oceano.

Entonces decidió ir a pasear a ver si por casualidad podía charlar con alguno de ellos y despejar un poco la curiosidad que la carcomía.

Se dirigía a cubierta cuando vio a Miles entrar en la sala de radio siguiendo a unas personas, que en un principio le parecieron Daniel y un desconocido, quizá uno de los supervivientes.

"¿La sala de radio?" –se preguntó. Hacia un tiempo que apenas nadie la utilizaba y aunque no fuese ese el caso…¿que querrían hacer allí Daniel, Miles y uno de los supervivientes?

Así que entró justo después de Miles y se puso a su lado, mirando a los otros dos con el ceño fruncido.

Desde luego, ese tipo, no tenia nada de buena pinta…quizá debería ir a a ver al doctor.
avatar
Charlotte Lewis

Mensajes : 60
Fecha de inscripción : 01/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Menos mal que me pagaron para venir aquí...

Mensaje por Desmond Hume el Miér Abr 13, 2011 11:59 am

Sayid y Desmond salieron de la enfermería siguiendo los pasos de Eleonor tras asegurarse que no había nadie por los pasillos. Desmond dirigió una última mirada al cuerpo de Minkowski; sintió bastante lástima por él pues no le parecía mal tío.

Avanzaron sólo unos metros y Eleonor se detuvo ante una puerta. Tras abrirla, casi empujó a Desmond dentro. Ellos no entraron, lo cual dejó algo desconcertado a Desmond quien supuso que se quedarían a vigilar por si alguien aparecía. Comenzó a observar donde se encontraba. Parecía ser la sala de radio. Una voz a su espalda hizo que se girara...

- Eh...si...hola...

Desmond vio que un chico se asomaba tímidamente tras una pared y sonriendo, se acercó a él apresuradamente consciente de que ese muchacho de frágil aspecto podía ser su única salvación, sin darse cuenta de que por lo visto había sido demasiado brusco y éste retrocedió...

- No, no, no!! Perdona, perdona! Todo va bien, no voy a hacerte daño - dijo mientras se detenía y extendía las manos con intención de hacerle saber que no era peligroso. Se había olvidado de que su aspecto debía ser el de un loco peligroso - Perdona, es sólo que estoy desesperado. Necesito que me ayudes, ¿puedes ayudarme ? En cualquier momento puede volver a ocurrirme!
avatar
Desmond Hume

Mensajes : 50
Fecha de inscripción : 16/11/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Menos mal que me pagaron para venir aquí...

Mensaje por Daniel Faraday el Dom Abr 24, 2011 2:29 pm

Estaba tranquilo en mi camarote cuando Miles me vino a buscar ...Minkwoski había muerto y uno de los tres que habían llegado al barco padecía los mismos síntomas que él. Eleonor al ver que el doctor no sabía qué hacer más que esperar a que la palmaran decidió que quizá yo podía hacer algo más que administrarles sedantes. Recogí todas mis notas que tenía esparcidas por la mesa y mi libreta. Ahí tenía anotadas todos mis pensamientos y mis ideas. Miles me llevó a la sala de radio y al poco aparecieron…Desmond acompañado de uno de sus colegas.

- Eh...si...hola…-Desmond se horrorizó y se apartó al escuchar a Faraday. Estaba muy asustado

- No, no, no!! Perdona, perdona! ….Todo va bien, no voy a hacerte daño-Intentó tranquilizar a Desmond.

- Perdona, es sólo que estoy desesperado. Necesito que me ayudes, ¿puedes ayudarme? En cualquier momento puede volver a ocurrirme!

En ese momento Desmond se fue…El ruido al golpearse en el suelo hizo que sayid entrara junto a Miles y Eleonor.

-Desmond?...me oyes?-Le dijo Daniel mientras le cogía la cabeza por la nuca. En ese momento Charlotte apareció y se puso junto a Miles.

Desmond se agitaba y su respiración se aceleraba.

-Que le está pasando!-Volvió a Exigir Sayid.

-No te pongas nervioso…soy Daniel Faraday..sólo quiero ayudaros ,tu amigo puede estar padeciendo un aneurisma cerebral produciendo una alteración en su cerebro ….una secuela…alterando su consciencia…ya suena extraño …pero…sabes si ha…sufrido algún tipo de radiación electromagnética…aunque fuera pequeño…eso explicaría algunas cosas…bueno creo…sumado algún pequeño desvío de coordenadas..


La conversación fue acabada cuando Desmond despertó…

-Tranquilo…todo esta bien. Qué te ha pasado?...cuenta.
avatar
Daniel Faraday

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 29/11/2010
Localización : Kahana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Menos mal que me pagaron para venir aquí...

Mensaje por Eleonora Precerutti el Dom Mayo 08, 2011 10:41 am

Después de la confirmación a su pregunta de Sayidy su amigo Desmond, el enfermo, Eleonora se apresuró a ir a hablar con el capitán; aunque no albergaba muchas esperanzas de que fuese a hacer caso a su petición.

Encontró a Gault en uno de los camarotes, custodiado por un par de sus hombres y hablando con el tipo rubio que había venido con los otros dos. El capitán no pareció muy contento de que les interrumpiese, pero finalmente escuchó a la italiana cuando le contó las noticias sobre Minkowski y le pidió que permitiese a Faraday ver a Desmond. Para su sorpresa, Turner accedió. No sabía si lo hizo porque confiaba en ella, para que se callara y le permitiese continuar con su conversación con el rubio, o por qué. Pero una vez más, Dan había tenido razón, al creer que ella podría conseguir que viese al enfermo... Aunque realmente, el físico pretendía ver a Minkowski; pero Eleonora pensó que daba igual ahora que había muerto y que, al fin y al cabo, Desmond mostraba los mismos síntomas.

Así pues, tras hablar con el capitán, fue a hablar con Faraday, contándole lo ocurrido, quien aceptó enseguida ver a Desmond. Decidió que Dan esperase en la sala de radio, que ella llevaría allí a Desmond y su amigo Sayid.

Cuando llegaron, ya estaba allí el físico, aunque para desconcierto de la italiana, acompañado de Miles y Charlotte. Mientras dejaba que Faraday y Desmond fuesen a lo suyo, se volvió hacia la antropóloga y el otro.

-¿Qué hacéis vosotros aquí? -preguntó con sorpresa. Tal vez no eran muy buenos modales, pero la pregunta no fue hecha con mala intención.
avatar
Eleonora Precerutti

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 02/10/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Menos mal que me pagaron para venir aquí...

Mensaje por Desmond Hume el Dom Mayo 08, 2011 2:09 pm

Desmond le explicaba presuroso a Faraday que no había tiempo que perder, que en cualquier momento podía volver a ocurrir cuando vio de nuevo la luz...más intensa que en ocasiones anteriores...

Al abrir los ojos se encontraba en lo que parecía una bodega y no tuvo tiempo de más porque lo siguiente que hizo fue recibir un puñetazo.

- Con que estás viviendo una experiencia religiosa eh? Pero tú quién te crees que eres? Enrique Iglesias flipado? Te vas a casar con mi hermana sí o sí me entiendes?

Desmond acababa de darse cuenta de que en esta ocasión fue a parar de nuevo al Monasterio de Eddington y para su desgracia, lo había hecho justo en el momento en el que el hermano de Ruth, por entonces su prometida, le exigía explicaciones del por qué la había dejado cuando ya estaba todo preparado para la boda...

Desmond hubiera querido explicarle algo pero la cabeza le dolía a rabiar y encima por culpa del puñetazo, también la nariz...

- Derek, espera...ahora puedo explicarte más cosas...es verdad...no es esto lo que buscaba...

- Qué dices tío?

- A la religión! Es verdad...no es por esto que no me casé con tu hermana...

- Que no te casaste? Joder tío, pero de qué vas? Ahora te ha dado por hablar en pasado...Dentro de una semana te casarás con mi hermana y punto me oyes?

- No puedo casarme con ella Derek, lo siento, la única mujer con la que me casaría es con Penélope...Ella es la única mujer a la que quiero

El rostro de Derek se encendió de rabia...

- Lo sabía! Sabía que tendrías un rollo con alguna por ahí! Es que lo sabía! Hijo de mala madre te vas a enterar!

Derek comenzó a levantar el brazo con intención de darle otro puñetazo...Desmond intentaba defenderse pero la cabeza parecía que le iba a explotar. En ese momento suplicó para que se produjera de nuevo...y sus ruegos fueron oídos...por algo estaba en un monasterio...Apareció de nuevo la luz...

Al abrir los ojos afortunadamente para él, estaba de nuevo en el carguero. Faraday le sujetaba la cabeza. Sayid le miraba preocupado de rodillas a su lado. Miles y Eleonora también estaban allí...

- Tranquilo...todo está bien. Qué te ha pasado? Cuenta...- le dijo Faraday.

Desmond aturdido y desorientado como cada vez que le pasaba eso, intentó incorporarse. Faraday y Sayid lo ayudaron a sentarse.

- Joder colega...por qué tengo que aparecer en los sitios más chungos?

- A qué te refieres? - preguntó Faraday...

- Es que las primeras veces, en los viajes, aparecía en el campamento militar...en Escocia...estuve allí hace tiempo cuando me dio por formar parte del Regimiento Real...hasta ahora siempre aparecía allí, pero ahora, fui a parar al monasterio...

Desmond intentaba explicarse como podía viendo la cara de todos los que estaban presentes. Estaba acostumbrado a que los demás lo miraran como si fuera un loco, pero ahora lo hacían más que nunca...

-...es...es una larga historia...yo no encontraba mi sitio sabes colega? Y ahí pensaba que mi destino era ser monje...pero la casualidad quiso que apareciera justo en el momento en que alguien me tenía que dar un puñetazo...

Faraday miraba extrañado a Desmond...al igual que todos los demás...

avatar
Desmond Hume

Mensajes : 50
Fecha de inscripción : 16/11/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Menos mal que me pagaron para venir aquí...

Mensaje por Miles Straume el Dom Mayo 08, 2011 3:18 pm

Se giró hacia un lado cuando escuchó unos pasos detrás suyo que, según parecía, también se dirigían a la sala de radio detrás de Faraday y el afectado. Se trataba de Charlotte.

-Eh, hola, encanto.-le saludó con un deje de sarcasmo mientras se volvía para presenciar el intercambio de palabras entre el físico y el recién llegado. Cuando había entrado Dan, el otro se había girado tan bruscamente que el científico había dado un respingo por el susto. – Tranquilo, Dan, no te va a morder.- comentó, como si intentase tranquilizarle. Apoyando sus palabras, el otro le aseguró que no pretendía hacerle nada y le pidió que le ayudase.

Sin embargo, justo en aquel momento puso los ojos en blanco, como si ya no estuviese allí, y se desplomó. Dan le sostuvo, y justo en aquel momento entraron también en la sala Eleonora y un hombre con aspecto árabe, que, según sabía, era otro de los tres que habían llegado aquel día al carguero.

-Esto empieza a parecerse cada vez más al camarote de los hermanos Marx.-ironizó sin dirigirse a nadie en concreto pero expresando sus palabras en voz alta. – Creo que, como venga alguien más, el barco comenzará a inclinarse peligrosamente hacia esta parte. –La italiana se giró para mirarle y poner los ojos en blanco ante su comentario, cosa que sólo sirvió para que Miles ensanchase su sonrisa.- Qué poco sentido del humor tienes, ragazza. –le comentó, utilizando un término italiano intencionadamente mientras imitaba el acento.

-¿Qué hacéis vosotros aquí?-comentó por toda respuesta Eleonora, dirigiéndose hacia Charlotte y él. El comentario le irritó.

-¿Qué pasa? ¿Es que no estábamos invitados a la fiesta?-soltó por toda respuesta, pero en un tono más amigable que el de la italiana.

Sin embargo, se esforzó por seguir prestando atención a lo que sucedía. El compañero del enfermo pedía explicaciones de manera airada.

-No te pongas nervioso…soy Daniel Faraday..sólo quiero ayudaros ,tu amigo puede estar padeciendo un aneurisma cerebral produciendo una alteración en su cerebro ….una secuela…alterando su consciencia…ya suena extraño …pero…sabes si ha…sufrido algún tipo de radiación electromagnética…aunque fuera pequeño…eso explicaría algunas cosas…bueno creo…sumado algún pequeño desvío de coordenadas..-aunque más o menos se enteró de gran parte de lo que decía, no pudo evitar murmurar.

-Sí, Dan, a todos nos ha quedado claro.-pero nadie respondió porque en aquel momento, Desmond, que así se llamaba el afectado, despertó.

- Es que las primeras veces, en los viajes, aparecía en el campamento militar...en Escocia...estuve allí hace tiempo cuando me dio por formar parte del Regimiento Real...hasta ahora siempre aparecía allí, pero ahora, fui a parar al monasterio... –Miles arqueó una ceja al oír aquello.- ...es...es una larga historia...yo no encontraba mi sitio sabes colega? Y ahí pensaba que mi destino era ser monje...pero la casualidad quiso que apareciera justo en el momento en que alguien me tenía que dar un puñetazo...

-¿Cómo? –preguntó Miles, con un brillo divertido en la mirada.- Lo que nos faltaba... Encima cura.
avatar
Miles Straume

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 29/01/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Menos mal que me pagaron para venir aquí...

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.